Archivo mensual: agosto 2011

Ingeniería vs Engineering

Puede resultar una comparativa algo banal, pero nada más lejos de la realidad…

Resulta curioso que una misma palabra parezca tener distinta raíz al encontrarla en otro idioma. Me refiero a la parte de “ingenio” de la española, frente a la de “engine” (motor) de la inglesa. Siempre me atrajo el término ingenio ligada la primera, y quizás incluso por ello estudié lo que hoy soy, pero.. De haber sido angloparlante quizás me hubiera dedicado a otra cosa…

En realidad fue primero la inglesa… Intrigado por el tema consuté:

“Ingeniería” deriva de “ingeniero”, palabra que en 1325 fue traducida literalmente del término inglés “engine´er”, es decir, el que opera un “engine”. En aquel entonces un “engine” se refería a una máquina militar (como una catapulta), pero hoy se traduce por “motor”.

Cuando ya creía que usar el ingenio podría ser una parte de un motor, me llevé una grata sorpresa: la palabra “engine”, que es más antigua, proviene del término latín “INGENIUM” (ingenio)!! Por lo que, casi a modo de boomerang, la etimología me devuelve la ilusión inicial.  🙂

Ahora bien, ¿qué es el ingenio y porqué esto puede ser importante?

El ingenio parece estar vinculado directamente a la creatividad de las personas: “capacidad de inventar con prontitud o solucionar algo con facilidad” (RAE). En la ingeniería, tal y como ahora la conocemos, uno de los factores más relevantes es el tiempo, por lo que ese “prontitud” de la definición cobra especial importancia.

Pues bien, ¿y si empleamos nuestro ingenio para ingeniar? Me refiero a asistirnos tecnológicamente en nuestra principal labor… Si alguien necesita agua para regar lejos de un rio usamos nuestro ingenio para llevársela evitándole así esfuerzo y tiempo. Si alguien necesita cruzar un abismo le habilitamos a ello para que no desista en ello o bien camine demasiado… pero nosotros necesitamos ingeniar!!

Creo rotundamente que es necesario un salto cualitativo en nuestra profesión. La creatividad y el talento siempre será una cualidad de los seres humanos, pero también es necesario regar dichas cualidades, y contruir puentes que nos hagan llegar a los sitios con mayor facilidad, al igual que las personas a las que ayudamos. Porque no se nos puede olvidar nunca: Esto es para las personas.

Por ello señalo a la ingeniería generativa (o generative engineering) como el modo de antender a nuestras necesidades y ser competitivo.

Esta disciplina atiende más al modo de llegar a una solución que a la solución en sí. Esto significa enfocar nuestros esfuerzos en buscar la causa de los problemas antes que la propia solución, y que será ésta quien nos muestre la respuesta independientemente de las nuevas condiciones. Para ello, ingeniaremos los sistemas que automaticen y optimicen el o los outputs perseguidos.

si os resulta interesante, echad un ojo también a este post:

Future of Engineering, (Anatoly Levenchuk)


El diseño generativo

Como no podría ser de otra manera, empezamos por el principio: ¿Qué es esto del diseño generativo?

Lo correcto sería empezar diciendo que es una herramienta de innovación, un nuevo paradigma alrededor de sectores como la ingeniería, la arquitectura o el diseño de productos. Pero venga… ¿QUÉ ES EL DISEÑO GENERATIVO? Yo particularmente me quedo con la “definición” de Lars Hesellgren: “Generative design is not about designing the building – Its’ about designing the system that builds a building.” (Diseño generativo no es diseñar un edificio, es diseñar el sistema que diseñe un edificio) ¿Esto nos confunde más? vamos poco a poco…

De un modo muy básico, se puede decir que es un método para generar formas automáticamente a partir de la modificación de las variables que las definen. Detrás de esta modificación se esconden definiciones algorítmicas (en muchos casos muy complejas) que permiten acceder de un modo inteligente a un sinfin de formas con tan solo indicar las nuevas necesidades.

Mucho más allá de un generador “gratuito” de formas, el diseño generativo plantea un nuevo enfoque, de un modo general, en la solución de problemas. A partir de ahora, resulta más interesante plantearse minuciosamente la causa de dichos problemas, antes que la propia solución, pues serán estas causas las que, gestionadas eficientemente (diseño generativo) nos muestren la mejor solución.

¿Curioso verdad?

Vamos a suponer que conocemos un proceso para calcular o identificar una geometría que satisfaga nuestras necesidades. ¿qué valor aporta tener que repetir dicho proceso mentalmente de nuevo al cambiar las variables? Además, en muchas ocasiones, tratar de gestionar subjetivamente todos los parámetros que afectan a un diseño es algo más que complicado, peligroso  y relevante para dañar el valor final del producto…  En otras ocasiones incluso, es humanamente imposible dar una solución aceptable, como en casos de optimización de geometrías complejas, o en aquellos en los que la naturaleza de las variables sean distintas y numerosas, como variables técnicas, económicas, culturales, o incluso emocionales…

Vamos, que aunque hayamos aprendido a hacer raíces cuadradas, no sería operativo tener que realizarlas a mano cada vez que las necesitamos, es decir,  usando una calculadora además de ir más rápido, podemos abordar problemas matemáticos más complejos cada vez… ¿no?

Algo así sucede con el diseño generativo…

¿Te unes?